Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa

Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa



País: Francia
Fiesta: 27 de Noviembre

En 18 de julio de 1830, en París, Francia una religiosa Santa Catalina Labouré, oye la voz de un niño que le pide vaya a la capilla del convento (de las Hermanas de la Caridad, Rue du Bac). La religiosa sigue al ángel hasta la capilla, que la encuentra con todas las velas y luces encendidas.

Sor Catalina se arrodilla y reza. Poco tiempo después el ángel le dice: "He aquí la Santísima Virgen!". Nuestra Señora entró en la capilla, se arrodilló delante del sagrario y se sentó. Inmediatamente la religiosa se arrodilló delante de ella, con las manos juntas sobre las rodillas de la Virgen. Santa Catalina narra este hecho como el momento más bello de su vida.

La Virgen habla con ella por dos horas, sobre la Misión que Dios quiso encomendarle y sobre las dificultades que surgirían. El 27 de noviembre vuelve a aparecerse por segunda vez, durante la meditación de las cinco y media de la tarde.

La Virgen estaba totalmente vestida de blanco además:

1-Sostenía con sus manos un globo terráqueo de color dorado con una cruz encima y lo ofrecía a Dios Padre como intercesora de los hombres ante El.

2- luego baja los brazos en dirección al mundo que tiene bajo sus pies mientras aplasta una serpiente, de sus manos salen rayos luminosos dirigidos a la tierra. Estos simbolizan las gracias de Dios que ella obtiene con su intercesión. La imagen queda circundada por letras doradas que dicen "Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros, que recurrimos a vos".

3-Finalmente aparecen juntos una M grande (María) , un altar con la Cruz , los corazones de Jesús y María y una corona de 12 estrellas

La Virgen le dice a Catalina que haga acuñar una medalla según ese modelo y quienes las llevaren al cuello recibirían grandes gracias.

Pronto fue conocida como la medalla milagrosa por las curaciones, por las conversiones y los favores recibidos que se multiplicaban en las personas que la llevaban.

Catalina muere el 31/12/1876. Su cuerpo se encuentra incorrupto en la Capilla de las Apariciones, París, Francia.