leche

La Virgen de la Leche



País: España
Fiesta: 17 de Agosto

La Virgen de la Leche es un tema que arraigó en España, y sobre todo en Cataluña y la Comunidad Valenciana es donde el tema probablemente tenga el mayor número de representaciones pictóricas. El ejemplar fechado más antiguo es probablemente, según Trens, una miniatura de 1.269 que adorna la carta de fundación de la Cofradía de la Virgen María y Santo Domingo de la iglesia de Tárrega (Lérida). La Virgen, sentada en un trono, tiene el aspecto de una reina. Por una escotadura de la túnica da el pecho a Jesús, sentado en su regazo. La importancia del momento queda reflejada por la presencia de los cuatro evangelistas en los extremos y por los cuatro arcángeles que parecen apoyar a la Virgen.

Puede ver más fichas del románico. También a mitades del siglo XIII encontramos en el salterio de Amesbury una imagen con la Virgen amamantando en la que es de nuevo la madre quien ofrece con su mano el pecho a un niño sentado en su regazo. También aquí, Jesús acaricia la mano de su madre.

De esta misma época es el frontal de Rigatell , conservada en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). Este frontal presenta en el compartimento central una figura sedente de la VL con un rostro de belleza armónica y elementos gráficos detallados en su vestimenta. El niño no parece demostrar ninguna apetencia por el alimento natural ,teniendo más preocupación por sostener un libro (alimento espiritual). Esta pintura se enmarca en el llamado Taller de Ribagorza, que utiliza colores vivos así como estilo narrativo y anecdótico, próximo al gótico.

El estilo es manierista. El fondo es plano y oscuro, sin ninguna referencia espacial o temporal. Sobre el mismo resaltan los volúmenes y los colores en claroscuro, destacando las carnaciones: el rostro y manos de la Virgen y en el desnudo del Niño. Los personajes permanecen ajenos al espectador. La madre sostiene a la criatura entre sus brazos y lo mira con dulzura; el niño responde a su mirada y busca con su mano derecha el pecho de la madre, mientras que la mano izquierda le levanta el velo, extremadamente fino y casi imperceptible.